13/5/09

EL CONEJO DE LA CONDESA

¡Hoy no sé qué poner!
Era el cumpleaños del Colorín, y decía mi tía:¡Hoy no sé qué poner! La última vez les puse a todos los primos "duelos y quebrantos", pero al Caracoles no le gustan los huevos. Y claro para un cumple no les voy a poner "las mil quinientas" o las "once mil virgenes", que dice mi hermana que llaman los andaluces a las lentejas. También están hartos del pollo al político, con tanto chorizo como lleva, y claro, no me da para ponerles vacuno sin grasa de kobe, que no veas al precio que está, aunque no me extraña con la vida que lleva ese granujón rumiante japonés, todo el día bebiendo cervezas, con masajitos y escuchando música.¡Ya está! Tiró por el camino del medio y pensó en el conejo.¡Jose!¡Baja donde la Glori y que te dé un conejo y que me lo apunte!




Mi tía guisaba muy bien el conejo.Le había dado la receta su vecina la Condesa de Castilfalé, "El conejo de Doña Asun" le llamaba. Doña Asun vivía en el Palacio de Castilfalé, junto a la catedral de Burgos, un sitio tan bonito, que ahora la gente va allí a casarse contra lo civil, yo me acuerdo de la escalera principal con un artesonado muy chulo y un bargueño que les había hecho mi tío, que era muy buen carpintero.








" Doraba el conejo por ambos lados en aceite fuerte con sal y ajo, hasta ponerlo doradito. Luego lo retiraba del fuego. Aparte ponía cebolla a fuego lento hasta caramelizarla, y cuando ya casi estaba, añadía unas cerezas partidas por la mitad(Se las habíamos robado a la Villamaravillas),echaba una copita de Sansón gran quinado y lo batía todo junto. Con una ramita de canela y un poco más de sal mezclaba todo con el conejo, y lo dejaba un cuarto de hora. Al servirlo le ponía una cerezas por encima, aunque a los mayores, les hacia una salsa con chocolate"





Nos chupamos todos los dedos. Untamos pan hasta dejar limpios los platos y hubo hasta quien repitió.
"Echa los huesos a Rayitas"
¡Rayitas! Pshiss,pshisps.¡Rayitas!. Hasta que mi primo, el de la capa,suelta: MIAU,MIAU...¿Sabeis cómo le he cogido?. Le he puesto un espejo, y mientras, se distraía con su patita, le he agarrado del pescuezo y le he dado matarile. Nos negabamos a creerlo.¡ Pues a mí me ha gustado!, ¡estaba riquísimo!, Y así con estas dudas de si nos habiamos comido a Rayitas, bajamos por la calle Fernán González:¡Miau!...¡Miau!.Las chicas pálidas y con unas arcadas...

12 comentarios:

Daniel Fuente dijo...

Rayitas, pobrecito que solo sirve para una comida, me imagino que al tigre le hubierais alimentado bien. Por de solo con cerezas y chocolate no vive el hombre, ni el gato......

carlota. dijo...

Jjajajaja , oye que historia más sabrosa , me apunto la receta .


Besotes .

Daniel Fuente dijo...

Por cierto, lo del "conejo de la condesa", puede tener muchas interpretaciones.......

BIPOLAR dijo...

JUS JUS JUS JUS Hay que pensar que como eran tantos se comieron al perro que algo más de carne tenía.

carlota. dijo...

Daniel, daniel ...jajajajajajajjaaja

Vero dijo...

Si no tienes todavía pero algún día se te ocurre, se te dará de maravilla contarles cuentos a tus niños xD

Un beso guapo.

Atapuerques dijo...

Efectivamente, amigo Daniel,no se trata del conejo de la condesa, sino de su gato, que estaba gordito pues solía rondar por las laderas del castillo zampando todo lo que pillaba.Y Yo creo que deciamos MIAU,amig@ bipolar, no GUAU.Habrá que probar el conejo de Carlota, que nos ha copiado la receta. Y Vero, el de los cuentos es el presidente y el de los chistes Jaimito.Joer, !Qué mañana!

Abi E. dijo...

Buena manera de dar una sabrosa receta, aunque en este caso sea "Gato por ..."

Dejandolo una noche al sereno save buenisimo, solo se les distingue por las costillas, que son pelin mas redonditas.

Eso cuentan

Saludos

Daniel Fuente dijo...

Oryctolagus Cuniculus, o algo así era. Sabroso en cualquiera de sus variantes.... Lo del Felix silvestris ó algo parecido, me quedo con el sabor "cunicular". UN saludo.

Atapuerques dijo...

Ya dicen en mi barrio, amigo Daniel, que poco más o menos... junto al culo lo tenemos. O sea que me da lo mismo que lo mismo me da, gato que liebre. Te debo visitas y que la Fortuna te sea propicia.

pablo miguel simón dijo...

Jajajaja... Buenísimo, Atapuerques. Cocines lo que cocines te sale estupendo, aquí no hay gato por liebre. Felicitaciones.

Atapuerques dijo...

NO creas, Pablo: la lengua,los sesos y el morro de político me salen muy indigestos, igual es que no les encuentro el punto, o son de mala calidad. No sé.
Gracias por acordarte de felicitarme.Te invitaré a un chupito.