30/1/11

LA NIÑA PRINCESA

Las niñas vuelven a querer ser princesas. Solo hay que ver sus fotos en la portada de la revista Vogue.

En Covarrubias(Burgos) está enterrada, Cristina, la princesa noruega que vino a matrimoniar con un principe castellano, el infante Felipe de Castilla, hermano del rey Alfonso X el Sabio.

Cristina de Noruega era una joven de gran belleza, hija de Håkon Håkonsson, uno de los reyes más poderosos de Noruega y que decidió con qué principe se casaría. Era el año 1258 y su edad 24 años.






Cristina emprendió el viaje por mar desde Tønsberg,(conocida es la afición de los noruegos por los largos viajes y expediciones),cerca de Oslo, hacia España, haciendo escala en Francia.El cortejo nupcial de Kristina venía cargado de regalos como gavilanes de caza, pieles y entre otras cosas.



No tenía razón Sabina cuando cantaba “las niñas ya no quieren ser princesas”.

En Covarrubias existe la leyenda que dice que aquellas doncellas solteras que hagan sonar la campana que hay junto al sarcófago, encontrarán esposo en el plazo de un año.







Espido Freire ha escrito sobre la princesa Cristina "La flor del Norte", una novela histórica que relata la vida de esta hija del rey de Noruega, que salió de su frío país para casarse con Felipe. La presentación de us obra la hizo en Covarrubias, en cuya colegiata reposan los resto de la princesa, que murió en Sevilla tan sólo cuatro años después de llegar a España. Habla de ella como una mujer joven y fuerte para su época.

Actualmente se está construyendo una capilla en honor a San Olav en Covarrubias donde reposarán sus restos.


La historia de la la princesa Kristina es especial.
Resulta extraño que la historia de la princesa haya sido olvidada por siglos, ya que hasta el historiador P.A. Munch la llevó a la vida hace cien años. Después de esto se han escrito dos teatros sobre su viaje a España y el matrimonio con Don Felipe, el hermano del gran rey Alfonso X, conocido como «El Sabio».


Después iban a volver junto con nobles de España para pedir al rey Håkon la mano de Kristina para uno de los hermanos de Alfonso. Pero parece que los españoles vinieron más tarde por su propia iniciativa.

En 1256 fueron enviadas algunas personas de España al reino noruego en Tønsberg. Estos fueron guiados por el notario del rey Alfonso, Sira Ferrant, que cumplió los encargos del rey. El rey Håkon consultó con el arzobispo y los más sabios del reino.

En este tiempo era inusual que una mujer decidiera con quien se iba a casar, y más cuando se trataba sobre de un matrimonio entre nobles. Un gran cortejo navegó de Tønsberg el verano 1257, en un barco recién construído, con una cabina propia para Sira Ferrant, que se mareó en el mar. El cortejo fué guiado por el obispo Peder a Hamar, y la corte de la princesa estaba compuesta por más que 100 personas.

La tripulación Viajó sobre el Mar del Norte hasta Inglaterra y sobre el canal a Normandia, y después pasaron a Francia a caballo. En Barcelona El suegro del rey Alfonso, Jaime I, recibió el cortejo.

Después de año nuevo en 1258 llegaron a Valladolid hasta la capital de Castilla, y fueron recibidos por el rey de España. Dos días después Kristina pudó elegir entre los hermanos, y decidió el más joven, Felipe de 27 años. Él era conocido como un entusiasta de equitación, caza y deporte. Como niño fué nombrado abad en la iglesia del pueblo histórico de Covarrubias, pero nunca quiso un cargo clerical.

Su corta felicidad
Pero después de sólo cuatro años de matrimonio con Don Felipe, muere Kristina de 28 años y sin hijos en Sevilla. Infeliz? Muchos lo han afirmado. La blanca y delicada belleza noruega murió de melancolía porque nunca logró adaptarse a la vida lejos de su país, la gente han dicho.

El matrimonio con el príncipe de España no era feliz – nunca tuvieron hijos, otros han dicho. Don Felipe murió muchos años más tarde, después de otro matrimonio sin hijos. Parece que Kristina de Noruega fué feliz los pocos años que pudo vivir con su príncipe en el sol de Andalucia, y fué un enfermedad grave que la costó la vida.



Cristina de Noruega (nórdico antiguo: Kristín Hákonardóttir; noruego: Kristina Håkonsdatter) (Bergen, 1234 – Sevilla, 1262) fue una princesa noruega e infanta de Castilla. Era hija de los reyes Haakon IV de Noruega y Margarita Skulesdatter.

Debido a las alianzas castellanas y noruegas dentro del Sacro Imperio Romano Germánico se llevó a cabo elporque dicho matrimonio era conveniente tanto para Alfonso X como para Haakon IV.[1] Los reinos nórdicos deseaban abrirse cada vez más al resto de Europa y comerciar con ella, y Haakon había emprendido una activa política diplomática y de lazos culturales con otros países.



Tras el matrimonio el 31 de marzo de 1258, la pareja se estableció en Sevilla, donde ya residía el infante. El clima de esta ciudad, tan diferente al de su país, hizo enfermar a la princesa, que murió en 1262 sin dejar descendencia.

Su marido, que antes de su matrimonio había sido abad de la Colegiata de San Cosme y San Damián de Covarrubias hasta la edad de 21 años y más tarde obispo de Sevilla, hizo enterrar a su esposa en el claustro de la colegiata de Covarrubias en un sepulcro gótico, de piedra labrada con una arquería de 10 vanos y un friso superior de roleos.

Frente a la portada del templo, se erige una estatua en bronce de la princesa con ocasión del homenaje que se le dispensó en abril de 1978, al que asistieron diversas personalidades noruegas y la Banda Municipal de Tønsberg. Ese año se abrió el sepulcro de la princesa y apareció la momia con el pelo amarillo, las uñas rosadas y los dientes aún blancos. Desde entonces, los contactos oficiales y oficiosos entre el gobierno noruego y la villa de Covarrubias se han sucedido, llegándose recientemente a la creación de la Fundación Cristina de Noruega, cuyo principal propósito será la construcción de una capilla dedicada a San Olav, patrono de Noruega, en la localidad castellana. Esta fundación y la embajada de Noruega en España celebran a finales de octubre un festival anual de música noruega con un mercadillo de productos típicos noruegos en Covarrubias.


Desde luego, una historia que parece de aurora boreal

Aurora Borealis timelapse HD - Tromsø 2010 from Tor Even Mathisen on Vimeo.

17 comentarios:

Abi E. dijo...

Hola Atapuerques, buena lección de historia en este articulo sobre la priencesa Cristina de Noruega y que bien lo cuenta le párroco de Covarrubias en las visitas a al iglesia.
El video y es una pasada, tanto en las imágenes como en la música.
Tratare de estar a tento en Octubre para ver si me entero de las fechas de ese festival para tratar de ir. No sabia de su existencia.

Un abrazo

Novicia Dalila dijo...

Joer, que interesante, Ata. Muchas gracias por acercarnos esta historia. De verdad.
Referente a las niñas-princesa de la revista... es vergonzoso. Lo más triste es que son sus padres los que quieren que sean princesas al más puro estilo Lolita. Es tristísimo que esa explotación venga directamente de los que se supone que más te quieren. ¿No se darán cuenta del daño que les están haciendo, posiblemente irreparable???. No creo que todo el dinero que les estará reportando esta prostitución de sus hijas les compense cuando las niñas no sean capaces de recular, inmersas en un mundo de adultos que no les correspondería en muchos años.... Me dan mucha pena los niños explotados así.

Un beso

El Autonómico dijo...

Es una historia interesantísima del contacto entre culturas, la castellana y la noruega, tan diferentes en pleno siglo XIII. El periplo de la comitiva que desde Escándinavia atravesó una Europa, entonces amalgama de reinos que se entremiraban con recelo también es digno de observar. ¡Lo que no me creo yo es que fuera la única "sueca" que se muriera de pena por no adaptarse al sun of Spain! Vamos...

Temujin dijo...

Alfonso X buscaba ser Emperador del Sacro Imperio Romano; aparte de la legislación y las Cantigas se gasto casi todo el dinero para labrarse el titulito y de esos barros estos lodos. Más que comercio buscaba el titulo y el apoyo de nórdicos.
Si fueron felices o no, ellos sabran.
Las niñas siempre quieren ser princesas. eso es diferente de vestirlas como pu....digo yo

Atapuerques dijo...

Podrás escuchar musica noruega en Covarrubias,Abi. Lo que será más difícil es que accedas a comprar algún estuche de salmón noruego (de criadero, of course) que está muy bien de precio y de sabor, pero que los troles de concejales acaparan en casi su totalidad. Uno lo ha intentado en varias ocasiones.
La princesa Kristina se merece descansar en la capilla que parece que tarda en construirse.

Atapuerques dijo...

A aquella recua de nuestros principes, Autonómico, solamente les movía en aquellos tiempos las ansias de poder y de nuevos reinos, y una vez que se beneficiaron a la noruega,le harían la vida imposible o le prepararían algún bebedizo al uso.¡La pobre! Me hubiera gustado verlo.

Atapuerques dijo...

Auténtica lolitas parecen las criaturas, Temujin.De ahí la polémica que han levantado con la portada del mes pasado la revista Vogue.
Buenos nórdicos necesitamos estos días por estas tierras, aunque no creo que el Alfonso de los empates, por muy sabio que fuese, supiese ni dónde estaba Noruega, ni que conociese a aquellos vikingos. La nieve la conocería que por Celada del Camino tienen que caer cojonudas.

Novicia Dalila dijo...

Me he vuelto invisible???? :S:S:S

Atapuerques dijo...

Pensé, Novicia que me dirías que habías leido la Flor del Norte, de Espido Freire. Vale, yo tampoco, pero me da en la nariz que que será una novela algo fantasiosa ya que no creo que exista mucha documentación histórica de la princesa Kristina de Noruega. Ya leeremos, pues.
Las fotos de las niñitas nos hablan de la catadura moral de sus mamás...y de su caradura. ¡Pobres niñas!

Beso

Atapuerques dijo...

Nierviosiaa!! Un pequeño salto para un hombre, que lo has hecho importante para tu humanidad. Sorry.
Dos besos

María dijo...

La historia cuenta, mi querido ATA,

que en realidad quien le echó el ojo a la preciosa princesa Cristina, fue ALFONSO X el Sabio, además de listo:-) pero mientras se inventaba una disculpa para repudiar a su esposa Doña Violante de Aragón, porque ya habían tenido hijos con ella, la casó con su hermano... ( tuve un profe que nos hizo estudiar vida y milagros de alfonsito...por eso sé sus trapos sucios, no creas que por otras cosa:-)

Y ... ya sabes que una Srta... no puede andar tan lejos de casa sin novio formal, decente y de buena familia :-) ... Lo que ocurriera en medio ¡¡ vete a saber !! la pobre se murió tan pronto, creo que de la peste, que no sabemos como hubiera terminado su historia.

A mi también me da pena, que a unas niñas se las pintorrojee tan pronto y no se si ellas o sus padres, permitan o son los culpables de que parezcan lo que a lo mejor no son... ¡¡ojalá no lo sean!!

Lo cierto es que las niñas, niñas siguen queriendo ser princesas...a mi, ya ves... siempre me gustó más ser hada jajaja luego soñaba con see una pintora bohemia en París... nunca se me ha cumplido ninguno de esos sueños ¡¡qué le vamos a hacer!! últimamente me estoy planteando pasarme al sueño de ser astronauta :-)


Un besito ATA, vaya bonita tu historia... ¡¡feliz día, principito!! :-)

Me alegro que no hayáis olvidado a esta princesa en tu tierra. Precioso el vídeo.

Atapuerques dijo...

Pues sí, María, el Alfonsito X parece como de la familia, aunque con todo lo Sabio que dicen que era, dudo mucho que supiera por donde caía Noruega como para anexionarse ese reino. ¡No ves que entonces ni existía la ryanair, ni salsa rosa!
Son tan distintos a nosotros estos escandinavos(sabías que a los preservativos ellos les llaman escondenavos?) que unas sopas de ajo castellanas o una jartá de finito con flamenquines se los lleva para allá. Y no te digo si se toman el sol sevillano del mes de Agosto. Dejemos que siga el misterio de nuestra guapa princesa Kristina.
Bueno, a nuestras niñitas pintarrajeadas les promocionan las casas de moda, así que les echaremos a ellas la culpa del delito.
En cuanto a sueños te gano. Mira que siempre ando en la luna sin ser astronauta. Cualquier cosa menos principe, como me llamas, pues sería un paso atrás que siempre he sido el "rey" de mi casa.

Besos

María dijo...

Jajaja ¡¡Vale REY!! :-)

¿Tú por qué te crees que quiero ser yo astronauta?

Si me paso la vida en la luna...
¿A que puedo aspirar yo? :-)


Otro besito.


PD
Mira que eres bruto jajaja no había leído con las prisas lo de las zanahorias :-)

Álvaro Tilo dijo...

Es una vida apasionante la de esta princesa nórdica. En su día y sin tanto detalle como el tuyo, también la dediqué un comemtario.

Me alegro que muchos siglos después ¡por fin! se estén cumpliendo sus deseos de ver levantada una nueva iglesia en honor de su devocioón por los santos de su tierra.

Esta primavera volveré a Covarrubias, lo hago frecuentemente.

Un cordial saludo

Atapuerques dijo...

Me alegro de leerte, Alvaro. Supongo que en tus visitas a Covarrubias pararás en Casa Galin.
La iglesia en honor a San Olav aún no la he visto yo terminada. Ojalá se haga realidad algún día.
La historia de la princesa Cristina nos habla de la importancia que en su día tuvieron estas tierras venidas a menos en la actualidad.

Saludos

Juan Cuatrecasas Asua dijo...

Muy interesante y ameno este blog.
Felicidades!
Me he hecho seguidor.
Saludos cordiales.
Juan Cuatrecasas
Bilbao-Vizcaya
http://almavinocuatre.blogspot.com/

Atapuerques dijo...

Bienvenido a este tu blog, Juan.
Aquí a las visitas les ofrecemos vino de este http://clarosduriusbaco.blogspot.com/
Salud y Saludos