9/10/10

EL ROBOTONTO DE LA SEMANA

El robobo de la jojoya es una película del famoso cine "español" que a punto estuvo, por su gran calidad, de llevarse un Oscar. Lo que se han llevado de verdad unos chorizos ha sido este cuadro de la Virgen, del siglo XVII, al parecer durante una visita turística a la Colegiata de San Pedro de Lerma (Burgos).

Es un lienzo que representa a la Virgen con el Niño, policromado y con unas medidas de 65 por 52. Se trata de una obra de un artista anónimo del primer tercio del siglo XVII que se encontraba en la Sala de Contaduría de la Colegiata de San Pedro de Lerma, donde lo único que se encontró fue el marco en el suelo.




No hubieran tenido cojones los ladrones de hacerle lo mismo al Duque de Lerma, ni de acercarse siquiera al imponente cuadro que adorna las paredes del museo del Prado.
El Duque de Lerma fue el hombre más poderoso del reinado de Felipe III. Se hizo inmensamente rico a costa de saber manejar el tráfico de influencias, la corrupción y la venta de cargos públicos. Por otra parte fue un verdadero mecenas en la ciudad de Lerma en Burgos, donde empleó gran parte de su fortuna en engrandecerla y embellecerla contratando a los más sobresalientes arquitectos y utilizando los mejores materiales.






La Colegiata de San Pedro situada en la Plaza de Santa Clara de la localidad de Lerma (Provincia de Burgos, España), se consagró en 1617 con grandes festejos para la Corte y los nobles, que duraron 13 días. El duque consiguió que esta abadía dependiera directamente de Roma. (Por eso se ve el emblema papal por todas partes).
Cuenta con una portada señorial con los escudos de los Sandoval (banda negra sobre oro) y los Rojas (cinco estrellas).

Exterior

Lo primero que llama la atención de la Colegiata es la sencillez de su exterior. La fachada principal de la Colegiata tiene una torre articulada en cuatro cuerpos. El primer cuerpo tiene un arco de medio punto por el que se llega al templo, el segundo cuerpo tiene una hornacilla donde se encuentra una escultura de San Pablo, el tercer cuerpo alberga un reloj que aunque no es el originario le imita a la perfección y el cuarto cuerpo da al grandioso campanario. En la torre que posee la Colegiata en el exterior se encuentran el baptisterio y la contaduría. Otra de las fachadas, la fachada del mediodía permite la entrada a la Colegiata a través de una portada clasicista muy sencilla.

Interior

Pila bautismal

Aunque la Colegiata de San Pedro destaque por el clasicismo de su exterior, en el interior el arte se basa más en lo medieval y lo renacentista. La Colegiata alberga en su interior grandes pilares cilíndricos con capiteles jónicos y preciosas bóvedas. Las bóvedas son de estilo gótico y están compuestas por múltiples adornos ornamentales. En esta iglesia se albergan bellas obras de arte y piezas muy antiguas que, afortunadamente, se siguen conservando en la actualidad. Alguna de estas piezas de las que podemos seguir disfrutando es la pila bautismal, que es la pieza más antigua de la Colegiata y está conservada en el baptisterio. Esta pila bautismal data de la primera mitad del siglo XIII y es de estilo románico. Un dato curioso de esta pila bautismal es que entre sus adornos exteriores hay dibujos mitológicos como los centauros, leones, grifos y aves que están camuflados entre vegetación que trata de reflejar el Árbol de la Vida recogido en la Biblia.

Presbiterio / Retablo

Uno de los lugares más admirados de la Colegiata es el presbiterio, que alberga una obra espectacular por su dimensión que es un retablo barroco que no es el originario pero que le sustituye en todo su esplendor. Del antiguo retablo sólo se conserva el sagrario, que está realizado en mármol y bronce y en estrilo clasicista y que se sigue conservando por su gran valor. El retablo mayor de la Colegiata ha recibido muchas críticas a pesar de ser una de las obras barrocas que se considera más singulares de Burgos. Este retablo empezó a construirse en 1.690 por decisión del Cabildo de la Colegiata. Al parecer, el retablo fue diseñado por el pintor Manuel Martínez Estrada, junto con Diego de Suano que se encargó del ensamblaje del retablo. El retablo mayor está muy bien adaptado al presbiterio donde en su parte central se encuentra el sagrario creado en el siglo XVII. El retablo tiene un único cuerpo de tres calles donde se encuentran las armas de los patronos de la Colegiata. Este retablo se soporta con columnas de origen salomónico y grandes pilares en los extremos. En esta pieza se encuentran numerosas esculturas que se siguen conservando a pesar de haberse realizado hace siglos. Algunas de estas esculturas se realizaron en 1.692 por Juan de Ávila. Dos esculturas muy destacadas en este retablo son la de San Pedro en Cátedra, que es de gran magnitud, y las de San Pablo y San Andrés. Además, en los extremos del retablo se encuentra dos balcones cerrados por pequeñas persianas, por donde accedían las clarisas a la Colegiata, de esta forma, las clarisas entraban a la iglesia para asistir a diferentes ceremonias. Además de las esculturas anteriores, también hay otras dos muy emotivas que representan a San José con el niño Jesús y a la Inmaculada que fueron talladas en 1.758 por Fernando González de Lara, casi un siglo después de la construcción del retablo mayor. Estas dos imágenes llaman la atención por la mezcla de sus estilos tanto barroco como clasicista.

Coro

Otra parte representativa de la Colegiata que también se encuentra en otras iglesias de Lerma es el coro, que se encuentra en frente del presbiterio y está colocado en forma de “U”. Además del coro, cerca de la puerta principal hay un trascoro de estilo clásico organizado en dos cuerpos. En la parte baja del coro hay un arco que alberga una gran pintura realizada en el siglo XVII que representa una Cruz flanqueada por la Virgen y San Juan, y en la zona superior del coro hay una bella escultura, en busto, de Dios Padre. En los ángulos del coro se encuentran las estatuas de los Cuatro Evangelistas. El coro consta de una gran sillería coral organizada en dos pisos que por su amplitud y su gran capacidad representa perfectamente el gran número de personas que estaban al servicio de la Colegiata y que acudían a ella con frecuencia. El diseño de esta sillería coral corrió a cargo de Juan Gómez de Mora aunque el que se encargó de tallarla fue Pedro de Acheprestua en 1.615.

Órganos

En la Colegiata también hay otros elementos muy destacados de los que se ha hablado y escrito mucho que son los famosos órganos de la Colegiata. Estos órganos que reposan sobre los cierres laterales, fueron realizados entre 1.615 y 1.617 por Diego de Quijano. En el año 2.008 se hizo la restauración del órgano del lado Norte de la Colegiata de San Pedro, también conocido como el del Evangelio, y contó con un presupuesto de 190.000 euros, de los cuales el 80 por ciento corrieron a cuenta de la Fundación del Patrimonio y el 20 por ciento restante de la parroquia. Este órgano estaba bastante deteriorado al ser un instrumento y estar más en contacto con el hombre que otros elementos de la Colegiata. La reforma consistió en limpiar la caja y en añadir la trompetería. La obra fue laboriosa porque la recuperación de la parte instrumental es un proceso complicado que termina con el afinamiento y la armonización del órgano. Las líneas de sus cajas mantienen formas clasicistas pero comienzan a denotar algunas características barrocas. Por estos órganos han pasado numerosos artistas que han ofrecido conciertos organizados por el Centro de Iniciativas Turísticas de Lerma. En el año 2.001 se hizo un concierto para la gente que escuchaba música clásica con el título de Patrimonio Musical del Duque de Lerma que recreó la historia musical desde que la Colegiata fue reconsagrada en el año 1.617. Lo más curioso es que cuatro siglos después, el Ayuntamiento de Lerma y la Caja de Burgos programaron un proyecto para recuperar las melodías que escuchaban en el Renacimiento y en el Barroco. Cuando se hacían antiguamente estas celebraciones iban personas importantes de la época como el duque de Lerma y la música iba acompañada de procesiones, representaciones teatrales y misas cantadas. Otro de estos actos fue la celebración en 2.008 de la XV edición del Mes del Barroco que ofreció su mayor actividad en los conciertos en la Colegiata. Para esa ocasión se contó con la presencia de los grupos barrocos ‘Aldebarán’, ‘Divertimento’ o ‘Aula Boreal’ y la gran organista rusa Liudmila Matsyura.
[editar]Escultura Don Cristóbal de Rojas
Si hay una escultura específica por la que la gente recuerde la Colegiata de San Pedro seguramente sería por la escultura orante de don Cristóbal de Rojas y Sandoval. Don Cristóbal de Rojas y Sandoval fue arzobispo de Sevilla y tío del duque de Lerma y como fue enterrado en la villa de Lerma, el duque de Lerma decidió trasladar en 1.608 la escultura de bronce a la Colegiata. Cuando se trasladó la figura a la Colegiata se construyó un pedestal para colocar la figura. En la figura, don Cristóbal de Rojas y Sandoval está orando, arrodillado y mirando al altar mayor. Está vestido de pontifical y con una capa decorada con imágenes de la Transfiguración y de los Apóstoles. Lleva unos guantes que le cubren las manos aunque dejan ver muy poquito sus dedos. Un dato muy curioso es que esta escultura aparece como la de un hombre de menos años que los que tenía en el momento de su muerte y se aleja del rostro que se muestra en algunas pinturas antiguas. En el reclinatorio descansa un libro, el báculo y la mitra. Entre las grandes obras de la Colegiata, también se encuentran algunas pinturas muy conocidas que se siguen conservando intactas. En las paredes de la Colegiata hay varias pinturas del duque de Lerma, y dos de las más famosas son la que lo representa como militar, pintado por Pantoja de la Cruz, y la que lo representa como cardenal, de Diego Rodrí Aunque la Colegiata se mantiene muy bien desde su construcción, ha pasado algunos sustos que han podido hacer peligrar su buen estado por diferentes motivos que han dado lugar a diferentes reconstrucciones.


La escena del robo, podria ser algo así.
Maniobra disuasoria. Fíjate, qué machista, la pobre mujer cargando con el mayor peso.




Por favor, Qué llevan Uds, ahí.

Una simple bolsa de plástico. Ahora se llevan mucho.



Fíjese en aquella señorita, pues no es lo que parece, si no una bolsa de un comercio. Qué le parece?





Y entre juegos de manos, esos listos tontos se llevaron un cuadro de escaso valor artístico y de imposible venta.





PARADOR DE LERMA

10 comentarios:

Temujin dijo...

El ladron, para mi que era un ignorante o un chaval travieso. Se ha buscado un problema para no obtener ningún beneficio...
Mi tia ha sido abadesa de Tordesillas muchos años, son clarisas tambien y dice que en Lerma hay muchas monjas más o menos jóvenes...
¿Estará Novicia alli?
El Duque debía de tener mucha "mano", en la Corte y Felipe III era un gilipollas, pero gracias a la imbecilidad de uno y al "arte manual" de otro tenemos un magnifico Palacio Ducal en Lerma.
Muy buena la entrada...

Abi E. dijo...

Hola Atapuerqués, oí la noticia por la radio.
Por alguna extraña razón las fotos de Lerma no la veo, solo sus espacios, aunque si veo las de las bolsas comerciales.

Muhca información tiene stu sobre Lerma, no tendrás nada que ver con las monjas que allí se encuentran y que han comprado(creo) el convento franciscano de La Aguilera.

Un abrazo
el lio de Abi

Atapuerques dijo...

No me extrañaría nada Temujin, pues son monjitas muy hábiles. Te pones al otro lado del torno y con una voz angelical te venden unos pasteles que están riquísmos. ¿No ha probado nuestros bombones?. Le gustarán. Son capaces de convecerte para que les compres un camión.
Con una tía abadesa de las clarisas no es de extrañar que la Fortuna te ilumine tanto en tus entradas.

Atapuerques dijo...

Ostras, Abi, nos han robado también las fotos de la entrada.Definitivamente son tontos estos ladrones.
El que tiene mano en los conventos es Temujin, y las monjitas,dicen, que tienen linea directa con el Vaticano y que tiene los conventos a rebosar de jovenes.¿Se volverán a llenar los seminarios?

Novicia Dalila dijo...

¡¡Joder con el Duque de Lerma¡¡¡ Tremendo figura... Impresionado me ha...

Un beso, Ata.

Atapuerques dijo...

Pues le tenias que haber conocido en persona, Novicia, menudos cojones le cantaban. Ahora vive allí en el museo del Prado, el solo, junto a la sala de tapices. Es un cuadro tamaño salón, no para poner en el salon, sino que mi salón cabe entero en el cuadro.

%-) Obnubilado me tienes. Un beso

María dijo...

Ja,jajaja ATA,

en entradas como esta tuya, siempre me pregunto, cual es en realidad el mensaje principal que quieres transmitir y cuña, lo accesorio.

Es decir, que no sé si lo importante es la foto de la chica con la bolsa esa del final tan estratégicamente situada, las otras que parecen que gargan con cajas y son bolsas :-)

Que tenéis unos listillos tontos, que han hecho una gran avería, sin que en realidad puedan lucrarse de ella o la magistral descripción que nos has hecho de la Colegiata...

Si es que tú para profe de historia no tenías precio, ATA... entre foto y foto del playboy, los chicos, venga a tragar historia, arte y lo que sea que les quieras contar... ¡¡hala, contratado!! y Oye, ese Duque de Lerma...¿ de verdad fue tan mal tipo como dices que fue?:-)

Venga, a ver si aparece la Virgen, pobre...


Un besito ATA y feliz semana, que yo acabo de llegar rota perdida...menos mal que mañana es fiesta :-)

María dijo...

Ya se me ha ido la pinza, otra vez...

de "cuña" nada, quería decir ¡¡cual!! :-)


Pero tú ya me conoces y me comprendes ¿verdad que sí? :-)

Atapuerques dijo...

Te Maricomprendo perfectamente, María, :D, pero tú a mi no me comprendes. No quiero trasmitir ningún mensaje. Digo lo que mesescurre y hago pelín marketing con el pueblo. Namás.Alucino,y agradezco un montón a todos mis seguidores que no me mandan por ahí, pues reconozco que ando un poco pallá y un poco plasta con los temas de Burgos, y además la calidad de vuestros blogs me dan cien pares de vueltas.
Bueno, María, que recuperes el resuello y vuelvas a la rutina diaria.
El robo del cuadro, para mí, fue una gamberrada de algún gracioso. ¡A que no hay cojones! Y seguranente aparezca pronto sano y salvo, que el Erik el belga ya anda algo mayor y todo lo que se podía robar o vender del ingente patrimonio de nuestras tierras ya está robado o vendido.
Fíjate si sería malo el cabroncete de Duque de Lerma, que llevó la capitalidad de España a nuestra "amiga" Valladolid. Luego le imitó el Martin Villa, pero este no ha dejado de legado un pueblo precioso como aquel.
Lo importante del asunto es que te den una bolsa cuando vayas a comprar algo.
¡Te debo más visitas, guapa!
Un beso para ti

María dijo...

Jajajaja tranqui, no problem ATA

a mi me encantan las cosas que se te escurren:-)


Besos, subo a ver que se te ha escurrido esta vez...